La creciente contaminación es una de las principales preocupaciones que afectan al mundo moderno. Aunque la revolución industrial fue una bendición, trajo consigo las oscuras garras de la contaminación. Con los desarrollos realizados en el frente industrial, se produjo un aumento de contaminantes en el medio ambiente. Los efectos perjudiciales de la contaminación en la tierra ya no son un secreto. El calentamiento global, una amenaza para la vida en la tierra, es causado por la emisión de gases de efecto invernadero, el contaminante que causa la contaminación del aire y, finalmente, un cambio en el clima de la tierra.

¿Qué causa la contaminación?

El crecimiento de los desechos es uno de los principales factores que contribuyen en gran medida al aumento de la contaminación. El desperdicio no es más que el subproducto de los recursos que utilizamos. Se produce una gran cantidad de desechos todos los días en las diversas plantas industriales. Tales productos de desecho pueden ser peligrosos y pueden tener consecuencias debilitantes para la salud y el bienestar de los humanos y del mundo en general. Además de los residuos industriales, también hay residuos domésticos. Las cosas que consumimos en nuestra vida cotidiana dejan una importante cantidad de desechos.

¿Qué pasos se están tomando para gestionar los residuos?

Teniendo en cuenta la gravedad de la situación actual, se están tomando diversas medidas en todo el mundo para controlar y reducir la cantidad de residuos industriales y domésticos. Se están utilizando métodos científicos y efectivos para la eliminación adecuada de los desechos. Algunas de las técnicas comunes que se utilizan para la eliminación de residuos incluyen el sistema séptico, la incineración, el relleno sanitario, el reciclaje, etc. Aunque los otros métodos se utilizan principalmente para fines industriales, el reciclaje es algo sobre lo que todos podemos aprender a hacer nuestra parte para salvar el medio ambiente.

¿Qué es el reciclaje?

En pocas palabras, el reciclaje es el proceso de fabricación de nuevos productos a partir de residuos. Una vez que un recurso ha cumplido su propósito, se convierte en desperdicio. Sin embargo, cuando estos desechos se eliminan de manera adecuada, se pueden usar para fabricar algo más. El reciclaje beneficia al medio ambiente y, por lo tanto, a la vida humana. Algunos de los productos de desecho comunes que se reciclan incluyen desechos biodegradables, baterías, agregados de concreto y construcción, metales ferrosos y no ferrosos, papel, vidrio, plástico, etc. Echemos un vistazo a cómo se reciclan algunos de estos materiales:

Residuos biodegradables:

Los desechos que provienen de organismos vivos como las plantas se conocen como desechos biodegradables. Este tipo de desecho se encuentra principalmente en desechos sólidos municipales (RSU) como desechos de papel, desechos verdes y plástico biodegradable. Algunas de las otras formas de desechos biodegradables incluyen estiércol, desechos de mataderos, desechos humanos y aguas residuales. Estos tipos de residuos se descomponen y, por lo tanto, se reciclan en materiales que se utilizarán nuevamente. Se utilizan dos mecanismos para este tipo de reciclaje.

El compostaje casero es el método popular de reciclar productos de desecho domésticos. En la mayoría de las áreas, la municipalidad lleva a cabo la recolección en la acera. Aquí se recolectan los desechos verdes y se envían a los sitios de compostaje a gran escala. Además del compostaje, otro método popular es convertir los desechos orgánicos en mejoradores del suelo y biogás. La digestión anaerobia se usa para hacer que este proceso suceda.

Baterias:

Las baterías vienen en una variedad de formas y tamaños, y eso hace que el proceso de reciclaje sea mucho más complejo. Aquí, las baterías se clasifican en categorías. Cada categoría incluye baterías de tipos similares. Cada categoría de baterías requiere un proceso de reciclaje específico. Además, las baterías viejas generalmente contienen cadmio y mercurio, que son materiales nocivos y deben manipularse con cuidado.

Agregados de hormigón y construcción:

Los agregados de concreto y construcción se recolectan de los sitios de demolición y se pasan a través de una máquina trituradora, generalmente junto con ladrillos, asfalto, rocas y tierra. Las piezas más pequeñas de concreto pueden usarse como grava para los nuevos sitios de construcción. El concreto triturado se usa como agregado seco para concreto nuevo. Sin embargo, solo el concreto reciclado que no tiene contaminantes solo se puede usar para crear concreto nuevo.

Metales ferrosos y no ferrosos:

El acero y el hierro son dos de los materiales más reciclados. También son los más fáciles de reciclar. Tanto el hierro como el acero pueden separarse de la corriente de desechos mediante la fuerza magnética. Este tipo de reciclaje tiene lugar en la acería. Los desechos se funden en el horno de arco eléctrico o se usan como parte de la carga en el horno de oxígeno básico.

Los metales no ferrosos, por otro lado, también se reciclan. El aluminio, por ejemplo, se tritura y se tritura hasta que se convierte en pequeños pedazos. Estas pequeñas piezas se funden en fundiciones de aluminio para producir aluminio fundido. Una vez que finaliza el proceso, el aluminio reciclado se vuelve idéntico al aluminio virgen, y los procedimientos adicionales para ambos son los mismos.

Existen muchos otros productos de desecho que se reciclan y se usan para algún otro propósito. Esta es la mejor manera de gestionar los residuos y al mismo tiempo hacer un buen uso de los recursos.