[ad_1]

Cuando se trata de la gestión de residuos, es imprescindible contar con un plan de eliminación. Los desechos peligrosos están muy regulados y, por lo tanto, no se pueden tirar a la basura todos los días.

Para saber si está manejando desechos potencialmente peligrosos, el primer paso es evaluar sus características.

Al clasificar este tipo de residuos, tenga en cuenta estas cuatro características:

Ignitabilidad: algo inflamable

Corrosividad: algo que puede oxidarse o descomponerse.

Reactividad, algo explosivo

Toxicidad, algo venenoso

Inflamabilidad

Hay tres tipos de formas inflamables:

Líquidos con un punto de inflamación, la temperatura más baja a la que se encienden los humos por encima de los desechos, de 60 grados Celsius Los ejemplos incluyen alcohol, gasolina y acetona.

Sólidos que se queman espontáneamente.

Oxidantes y gases comprimidos.

Corrosividad

Las sustancias corrosivas, como el ácido clorhídrico, el ácido nítrico y el ácido sulfúrico, pueden derramarse a través de los contenedores y provocar la fuga de materiales nocivos. Para saber si una sustancia es corrosiva, puede verificar su pH; si esto es menor o igual a 2 o mayor o igual a 12.5, o el líquido tiene la capacidad de corroer el acero, entonces es corrosivo. Los ejemplos diarios de corrosivos incluyen ácido de batería y removedores de óxido.

Reactividad

Dada su inestabilidad, los desechos reactivos pueden ser muy peligrosos. Hay una variedad de condiciones y situaciones para identificar todo tipo de materiales reactivos, estos son los más comunes:

– Un material que es inestable y que habitualmente experimenta cambios violentos sin detonar.

– Un material que muestra potencial de mezcla explosiva o reacción violenta cuando se combina con agua.

– Materiales que pueden reaccionar produciendo gases tóxicos que se liberan en la atmósfera cuando se mezclan con agua.

Toxicidad

Los materiales venenosos representan una gran amenaza para nuestro medio ambiente, que puede tener efectos a largo plazo en la salud humana y el medio ambiente. La toxicidad aguda implica efectos nocivos en un organismo a través de una exposición única o a corto plazo. Los tipos comunes de sustancias tóxicas son fertilizantes, aguas residuales sin tratar, pesticidas, herbicidas, metales pesados, monóxido de carbono, dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno, asbesto, ozono a nivel del suelo, plomo (de combustible de aviones, minería y procesos industriales).

¿Qué es un plan de gestión de residuos peligrosos?

Dentro de una organización, se necesita un plan para informar y orientar a sus empleados sobre las mejores prácticas y leyes que regulan la eliminación de desechos peligrosos. El plan también define roles y responsabilidades y proporciona el marco para actuar en caso de emergencia, de modo que se pueda contener cualquier riesgo de contaminación.

El plan tiene que ofrecer pautas integrales sobre cómo manejar los desechos desde el momento en que se crean, mientras se transportan, tratan y almacenan, y hasta que se eliminan. Estas son las fases que el plan debe incluir:

1. Generación de residuos peligrosos.

2. Acumulación de residuos peligrosos.

3. Transporte de residuos peligrosos.

4. Tratamiento de residuos peligrosos (reciclaje, tratamiento, eliminación)

Para que el plan sea efectivo, cada proceso o departamento que produce los desechos debe tener al menos una persona que asista a la capacitación adecuada realizada por un coordinador de desechos peligrosos. Los asistentes serán responsables del cumplimiento de sus departamentos con el Plan de Gestión de Residuos Peligrosos. El coordinador de residuos peligrosos determinará cuándo es necesario tener capacitación de seguimiento.

Generacion

Las entidades que generan residuos son el primer eslabón del sistema de gestión de residuos peligrosos. Todos los generadores deben determinar si sus desechos son peligrosos y deben supervisar el destino final de los desechos. Además, los generadores deben asegurarse y documentar por completo que los desechos peligrosos que producen se identifican, gestionan y tratan adecuadamente antes de reciclarlos o desecharlos.

Acumulación

Cada área que produce desechos peligrosos debe tener un sitio de acumulación satelital. Un área de acumulación satelital es un lugar seguro que tiene un letrero que indica que es un área para acumular desechos peligrosos. El área debe usarse solo como un lugar de recolección de materiales peligrosos hasta que se retiren al área principal de almacenamiento de desechos peligrosos. Debe estar en o cerca del punto donde se generan los desechos peligrosos y ser fácilmente controlados e inspeccionados visualmente. Esta área debe tener buena ventilación y, cuando sea posible, contención secundaria en caso de que el contenedor primario tenga fugas.

Una vez que un contenedor está lleno, un coordinador capacitado debe moverlo al área principal de almacenamiento de desechos. Esta área de almacenamiento principal debe inspeccionarse regularmente y las condiciones deben informarse en un formulario que se mantenga en el área de almacenamiento adecuada.

Transporte

Siempre es una buena idea llamar a un servicio de eliminación profesional para que se encargue de sus desechos peligrosos no deseados. Pueden proporcionar consejos y pautas sobre cómo manejar sus desechos de manera adecuada y cómo almacenarlos para minimizar los riesgos cuando los desechos deben ser trasladados y eliminados.

Cuando se involucra a un profesional, el primer paso siempre es identificar exactamente con qué flujo de desechos estamos lidiando. En caso de duda, un especialista puede guiarlo a través de esto con el uso de las hojas de datos de seguridad de COSHH y verificando para qué se utilizó el material. Esto es importante ya que la legislación cada vez más estricta introducida para regular la eliminación significa que debemos asegurarnos de que los desechos se manejen de manera segura y correcta. Aunque generalmente no es necesario, es posible hacer arreglos para que las muestras sean tomadas y analizadas para ayudar más.

Tratamiento

Muchos desechos pueden reciclarse de manera segura y efectiva, mientras que otros desechos serán tratados y eliminados en vertederos o incineradores. El reciclaje tiene una variedad de beneficios que incluyen la reducción del consumo de materias primas y el volumen de materiales de desecho que deben ser tratados y eliminados. Sin embargo, el almacenamiento inadecuado de esos materiales puede causar derrames, fugas, incendios y contaminación del suelo y el agua potable. Para alentar el reciclaje de residuos peligrosos y al mismo tiempo proteger la salud y el medio ambiente, siempre solicite ayuda profesional.

Puede encontrar más información sobre la legislación y regulación sobre residuos peligrosos aquí https://www.gov.uk/dispose-hazardous-waste.